• No utilices el váter como papelera,
    descarga sólo cuando sea necesario.
  • Utiliza el lavaplatos y la lavadora sólo cuando estén llenos,
    y haz uso de los programas ecológicos.
  • Asegúrate de que no gotea la cisterna.
  • Arregla inmediatamente las averías en los grifos y tuberías,
    ya que aumenta considerablemente el gasto de agua.
  • Si te duchas en lugar de bañarte
    puedes ahorrar 40 litros al día
  • No es lo que ahorras, es lo que aportas a la sociedad.
    Con 1 € de agua potable puedes llenar más de 350 botellas
    de agua de 1,5 litros pero, ¿necesitas su consumo?
  • Si enjabonas sin agua y después lavas los platos,
    podrás ahorrar a la semana 420 litros.

Los secretos del agua

El agua puede tener un origen superficial (ríos, lagos) o subterráneo (extracción mediante pozos). Según la calidad puede necesitar un tratamiento de potabilización, o simplemente una desinfección.

El Ciclo integral del Agua es el recorrido realizado por el agua desde que se capta en estado bruto en la Naturaleza, hasta su disponibilidad en nuestros hogares. Pero también es el recorrido que hace el agua una vez consumida en nuestra vivienda para reintegrarse convenientemente depurada y limpia a la Naturaleza. El proceso se inicia con la captación del agua en los manantiales, pozos o embalses, para pasar por las Estaciones de Tratamiento de Agua Potable, donde es sometida a exigentes controles hasta que es convertida en potable, es decir, apta para su consumo.

El proceso de potabilización no tiene lugar necesariamente cerca de la ciudad o población abastecida. Esto significa que el agua potable ha de ser bombeada a través de grandes tuberías hasta llegar a su destino. A estafase se le llama Aducción.

Una vez ya consumida, el agua residual se canaliza a través de tuberías que van desde las alcantarillas y colectores de saneamiento hasta las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales, que las reintegran nuevamente a arroyos, ríos, al mar y a medios receptores en general, hasta completar el ciclo con garantías.

Para que el agua se convierta en potable tiene que pasar por una serie de pasos necesarios para que podamos consumirla con tranquilidad:

  • Primero: Conforme el agua procedente de la Naturaleza va entrando en la planta potabilizadora, se van eliminando los elementos extraños que transporta. En esta fase, llamada de pretratamiento, se añade una dosis de cloro para conseguir su desinfección.
  • Segundo: Una vez que hemos eliminado del agua los elementos más grandes que transportaba al entrar en la planta, empezamos a separar los más pequeños, en este caso partículas o sustancias que flotan en el agua y que también hay que eliminar para hacerla apta para el consumo. En esta fase, que llamaremos coagulación-flocuación-decantación, le bajamos el pH ala gua para reducir su acidez.
  • Tercero: Para las partículas más pequeñas que aún no hemos podido capturar del agua, la filtramos a través de un lecho de arena, así, quedan atrapados los pequeños elementos que aún flotan en el agua. Además, en esta fase se apartan todo tipo de sustancias orgánicas y así conseguimos eliminación de olores y sabores.
  • Cuarto: Finalmente se realiza una desinfección final, mediante la dosificación de cloro al agua filtrada, para conseguir un agua apta para consumir.

Después de la potabilización está el proceso de Aducción y Distribución. El proceso de potabilización no tiene lugar necesariamente cerca de la ciudad o población abastecida. De manera que el agua potable ha de ser bombeada a través de grandes tuberías hasta llegar a su destino. A esto se le llama Aducción.

Ya en la población el agua se distribuye a través de una serie de tuberías de distinto tamaño o diámetro, de manera que llegue a cada punto de suministro a la presión acordada y en la cantidad necesaria. A lo largo de la red hay elementos de control, de seguridad, de desinfección y de impulsión que garantizan de forma activa la mejor distribución del agua.

La red de distribución acaba en cada una de las entradas a los edificios abastecidos. A estos tubos de entrada se les llama acometidas.

El mantenimiento de la red de distribución en óptimas condiciones de operación es el reto diario de las empresas de abastecimiento de agua.

Una vez el agua ha entrado en nuestros hogares, comienza la etapa de Recolección y Transporte. Tras el uso responsable del agua se produce el desecho de una cierta cantidad de la misma que tras haber sido usada (cisternas, lavabos, lavadoras, por ejemplo) ha sufrido una transformación que la hace ya inútil para el abastecimiento o incluso peligrosa para la salud pública.

La recolección de estos vertidos se realiza a través de la res de la red de saneamiento urbano o alcantarillado, en las cuales el agua discurre generalmente por el simple efecto de la gravedad.

Las redes de alcantarillado se concentran en grandes tuberías llamadas colectores, que vierten su contenido a cauces controlados o al mar, o más frecuentemente a Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales o EDAR. Si es necesario, el vertido se realiza con ayuda de estaciones de bombeo que impulsan el agua hasta el lugar de tratamiento o de vertido.

Las redes de alcantarillado se concentran en grandes tuberías llamadas colectores, que vierten su contenido a cauces controlados o al mar, o más frecuentemente a Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales o EDAR. Si es necesario, el vertido se realiza con ayuda de estaciones de bombeo que impulsan el agua hasta el lugar de tratamiento o de vertido.

Las redes de alcantarillado convergen en grandes tuberías llamadas colectores, que vierten su contenido a cauces controlados o al mar, o más frecuentemente a Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales o EDAR. Si es necesario, el vertido se realiza con ayuda de estaciones de bombeo que impulsan el agua hasta el lugar de tratamiento o de vertido.

Las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales realizan, en un reducido espacio, la labor de depuración que la Naturaleza lleva a cabo normalmente en los ríos y mares. La labor la realizan además tratando caudales mucho mayores de los que la capacidad de depuración de la Naturaleza podría tratar. Procesos físicos, químicos y biológicos se combinan para dejar el agua tratada en condiciones tales que no resulte peligroso para el hombre ni nocivo para la naturaleza su vertido a un cauce o al mar. La incorporación de nuevas tecnologías y la recuperación de los residuos producidos, llamados "fangos" son objetivos medioambientales para los operadores de las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales.

El Ciclo del Agua no acaba cuando vuelve a los ríos y mares. Los trabajos realizados para tratar el agua, desde la potabilización, distribución y depuración dan lugar a otro tipo de procesos que acaban integrándose en la Naturaleza de otra manera.

Por ejemplo, una vez se haya depurado el agua, obtenemos un tipo de fango procedente de las sustancias que había disueltas en el agua. Este fango se mezcla con residuos vegetales para facilitar su descomposición, y al final de proceso se obtiene un producto limpio de bacterias que sirve como abono verde para agricultores y profesionales del sector. El material que se obtiene puede ser incorporado al suelo como fertilizante biológico de alta calidad. Esta fase se llama Compostaje.

Como ya hemos visto, durante el proceso de depuración de las aguas residuales se producen fangos o lodos que, una vez tratados en grandes tanques y en ausencia de oxígeno, producen gases (biogás), uno de ellos, el metano, es utilizado como combustible de unos motores que van generando energía eléctrica a través de un generador.

Esta fase se llama Cogeneración y consiste en la producción de energía eléctrica o mecánica y energía calorífica útil a partir de combustible. La cogeneración se aplica en varias de nuestras plantas.

Para conocer cuál ha sido el consumo de agua de una vivienda hay que consultar el contador, un aparato encargado de controlar el volumen de agua consumido en un hogar. Hoy en día, en muchas zonas, ya no es necesario que un profesional se traslade al domicilio para saber cuánta agua se ha consumido en tu hogar. Ahora ya se puede acceder a esos datos desde la distancia. ¿Cómo? a través de un sistema que funciona como una radio instalado en tu contador que emite señales que llegan hasta la central con los datos de tu consumo. Y no solo eso, también nos avisa de una posible emergencia.